Diseñando el cambio. Por un mundo mejor para nuestros hij@s

Sé el cambio que quieras ver en el mundo - Gandhi

Este post nace de la convicción y de la ilusión de que con una buena educación emocional a nuestros hijos el cambio llegará y el mundo podrá ser diferente, mejor.

Dándoles lo que somos, lo que tenemos y lo que les podemos dar, podremos habitar espacios diferentes basados en el respeto y la tolerancia hacia los demás.


Todos somos maestros de todos, tanto los niños como los adultos, y juntos podemos transformar nuestro presente para que su futuro sea lo más sano y equilibrado posible.
Fomentar en casa espacios para el diálogo, la cooperación, la diversión, las emociones... darán lugar a ese nuevo mundo que todos queremos vivir.



Estas razones que escribo a continuación provienen de mi experiencia como madre durante estos 7 años de vida de mi hijo y de mi aprendizaje de los principios de la educación respetuosa.

13 razones para el cambio que necesitamos (y que nuestros hijos querrán tener como legado):


- Sentido común: poner corazón y cabeza en la crianza de los niños.

- Diversión: conectar con nuestra esencia y volver a sentir nuestro alma de niño. No hace falta hacer nada, solo Ser. Jugar activamente con ellos serán vivencias que les marcará positivamente para toda su vida.

- Aprender siempre: para enseñar primero tenemos que aprender, ser unos eternos aprendices. Mantener una actitud honesta frente al aprendizaje y no olvidar nunca que los mejores maestros son nuestros hijos.

- Dar ejemplo: darnos cuenta que las actitudes que tengamos y todo lo que hagamos es "escaneado" inconscientemente por nuestros hijos, por tanto, ser excelente en todo será nuestra mayor prueba de amor.

- Colaborar: no competir. Mostrarles que la colaboración hace un mundo más positivo y amable que la lucha.

-Comunicación: ayudarles a expresar sus sentimientos, comunicarnos mucho con ellos para que valoren la palabra, unida a la razón y al corazón.

- Espíritu crítico: acompañarles y ayudarles a que se cuestionen todo, pudiendo llegar así al discernimiento necesario para la toma de decisiones en su etapa adulta.

- Curiosidad: hacerles sentir curiosidad por todas las cosas que haya a su alrededor. Ayudarles a mantener activo el "motor" de sentirse bien con las pequeñas cosas y las pequeñas acciones.

- Respeto: darles a entender que todos los seres humanos necesitamos respeto, igual que ellos mismos lo quieren y lo necesitan. Y que tendrán respeto siempre que ellos también lo den a los demás y se lo den a sí mismos.

- Ilusión: que no pierdan la ilusión y la inocencia que tienen al empezar a descubrir el mundo. Mantener viva esa llama marcará la diferencia entre vivir una vida extraordinaria y una vida ordinaria.

- Implicación: con su vida, con su gente, con sus cosas, consigo mismos y con su aprendizaje. Si se sienten agusto en su propia piel se sentirán comprometidos de verdad con lo que hacen.

- No obligarles: hacer cosas por obligación no nos gusta a nadie, y a los niños menos. Darles herramientas y estimularlos a hacer lo que les toca sin presiones.

- Darles atención: a los niños les encanta que les escuchemos activamente y que participemos de su mundo. Dárselo les hace tanto bien a su autoestima...

Con nuestra implicación durante sus etapas tempranas, daremos un impulso a que el cambio ocurra y a que los niños sean los verdaderos protagonistas de un nuevo futuro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios nutren y mejoran este espacio.
¡Gracias por compartir!

Lo que das, te lo das. Lo que no das, te lo quitas (A. Jodorowsky)