¿Imaginas la cara de ilusión de tu hijo al recibir una carta de Papá Noel?

Tienes una carta
www.tienesunacarta.com
Imagina por un momento que vas a recoger el correo y te encuentras una carta diferente que destaca entre todas las demás.

El sobre es elegante y precioso, de mucha calidad, con colores vibrantes y decoración navideña, y el destinatario es TU HIJ@.

Piensas: ¡qué raro! no suele recibir cartas, ¿de quién será?

Vas corriendo a entregársela y la recibe con mezcla de nerviosismo y extrañeza.

¡Es la primera carta que recibe en su vida!

Y se pregunta: ¿de quién será? en el sobre pone mi nombre, mi dirección... ¿qué pondrá?

Los niños son un espejo frente a nuestra propia infancia

Lo maravilloso de la infancia es que cualquier cosa en ella es una maravilla -
Gilbert Keith Chesterton

A veces, sin quererlo, nos encontramos con personas-espejo con las que obtenemos enseñanzas esenciales aunque nuestro contacto sea mínimo. Puede ser que aprendamos más de quien menos esperamos y se convierta un legítimo maestro en el camino. O que otro alguien, sabio también, nos haga salir de las tinieblas para tener una mirada más comprensiva y empática hacia nuestra propia vida y la de los demás.

Me estoy refiriendo a los niñ@s.

Diseñando el cambio. Por un mundo mejor para nuestros hij@s

Sé el cambio que quieras ver en el mundo - Gandhi

Este post nace de la convicción y de la ilusión de que con una buena educación emocional a nuestros hijos el cambio llegará y el mundo podrá ser diferente, mejor.

Dándoles lo que somos, lo que tenemos y lo que les podemos dar, podremos habitar espacios diferentes basados en el respeto y la tolerancia hacia los demás.


Todos somos maestros de todos, tanto los niños como los adultos, y juntos podemos transformar nuestro presente para que su futuro sea lo más sano y equilibrado posible.
Fomentar en casa espacios para el diálogo, la cooperación, la diversión, las emociones... darán lugar a ese nuevo mundo que todos queremos vivir.


3 retos para una maternidad sana

    La felicidad es el resultado de elegir lo que se es.
A veces la maternidad me pone del revés y se me hace cuesta arriba educar a mi hijo. Otras, disfruto de él como nadie y me tomo mi buen tiempo junto a él para fortalecer nuestro vínculo y sentirnos en conexión y armonía. ¿A qué madre no le pasa esto?

Desde que he aprendido a acompañar a mi hijo en su camino, a transitar juntos las emociones, a relacionarme con él de una manera más cercana y más dialogada, funcionamos en casa de otra manera, más fluida, más sana.

Lidiar con nuestras propias emociones no es nada fácil, lleva tiempo y esfuerzo. Y más complicado es cuando tenemos que tratar con las de nuestros hijos. Porque las de uno se ponen frente a las del otro, y, o ponemos consciencia en el momento o se desata una guerra en la que ambas emociones se enzarzan y explotamos.  

En mi caso, mi hijo me refleja muchos aspectos de mi misma a los que tengo que prestar atención y después de pasar tiempo analizándolo me doy cuenta de que sirve para reconocer el error, asimilar la experiencia, aceptarla y avanzar.
Y con ese aprendizaje bajo el brazo podemos llegar a otro punto distinto.  
Aunque a veces salten conflictos, y es normal que los haya, otros momentos son de calma y disfrute.

Minecraft, una nueva manera de aprender

¿Cómo vamos a pretender que nuestros hijos sean seres creativos o curiosos si no les damos tiempo para experimentar? - César Bona

A mi hijo le encanta el mundo cuadrado de Minecraft, uno de los más exitosos videojuegos de la historia, llamativo a simple vista por el diseño de sus gráficos... ¡son pixelados!
Es un juego de construcción virtual que consiste en construir mundos mediante bloques, crear escenarios e ir avanzando mientras descubre animales, poblados, elementos de la naturaleza..., construye objetos y recoge diferentes materiales.

Es un juego dinámico y con infinitas posibilidades de creación. Dependiendo del modo que elija, survival o creativo, tendrá unos objetivos que cumplir u otros.
Creepers, mobs, redstone, obsidiana, mesa de crafteo... son palabras recién incorporadas a su vocabulario. "Me pongo en creativo" es una de las frases que más le escucho y que ha aprendido al observar a los youtubers jugar.